FELICIDAD

Repasas los resultados de la jornada con tu boleto en la mano y ves que son correctos. Ya eres millonario y ahora toca pensar en que te gastas el dinero. Setenta años esperando lo que por fin te ha pasado, eres el ganador de La Quiniela.