Sampaoli apenas tuvo tiempo de trabajar cuando se paró la competición y arrancó el Mundial. De cara a la segunda parte del curso ya trabaja sin descanso, esperando refuerzos en el mercado invernal, para firmar una segunda parte de la temporada de ensueño.

Recordemos que el Sevilla es actualmente décimo octavo en LaLiga, ocupando uno de los tres puestos de descenso, con 11 puntos en su casillero después de los primeros 14 partidos disputados. Además, están eliminados de la Champions League, aunque les queda la Europa League y también siguen adelante en la Copa del Rey.

El técnico argentino perfila su once de gala y visto lo visto en los últimos amistosos, parece tener una idea bastante clara de lo que quiere mostrar y el estilo que pretende imponer. En el último amistoso se venció al Benfica en Faro por 0-1 y el que el equipo compitió a un gran nivel.

Con Fernando y Nianzou recuperados, para la medular y la zaga respectivamente, además de sumar al mejor Gudelj, tan solo quedaría por contar con Bono y En Nesyri para tener un once de garantías. Y es que tanto Acuña y Papu, aunque destacados con Argentina, son jugadores que no cuentan para el míster y a los que se busca acomodo para enero.

Rafa Mir, que en principio saldría, parece haberse adaptado a su nuevo rol, por lo que tendría sitio junto a Lamela en el ataque sevillista. No tanto Suso y Óliver Torres, también con el cartel de transferibles.

El calendario del Sevilla es el siguiente. Para empezar, hoy se medirán al Volendam en el último amistoso antes de retomar competiciones oficiales. Y es que la próxima semana toca Copa del Rey ante el Juventud de Torremolinos. Después, el día 30 de diciembre, se medirán al Celta de Vigo en Balaídos en uno de los partidos destacados del último boleto de La Quiniela de 2022.

Tras el Celta, tocará un calendario asequible y que medirá la recuperación de los de Sampaoli. Recibirán a Getafe y Cádiz, además de visitar a Girona y Elche. Cinco partidos para salir del pozo, y es que después tocará el Barcelona.