El nuevo mister no está logrando hacerse con el equipo

Uno de los duelos destacados del boleto de La Quiniela de este fin de semana enfrentaba a Villarreal y Mallorca, partido que terminó con victoria visitante por 0-2. Este resultado pone contra las cuerdas a Quique Setién, que llegó para reemplazar a Emery y hasta el momento, el submarino parece no querer arrancar.

En sus cuatro primeros partidos al frente del club amarillo se han firmado 3 derrotas y 1 empate. Números muy pobres para un equipo que cuando Emery decidió dejarlo peleaba por estar en los puestos de arriba. Es más, salvo la derrota ante el Barcelona, el conjunto amarillo estaba ofreciendo un alto nivel de juego.

Setién debutó ante en Europa con un empate en la Conference League ante el H.Beer Sheva. Unos días más tarde tropezó en San Mamés ante el Athletic por 1-0. Tampoco mejoró las cosas en el siguiente duelo europeo ante el Lech Poznan, cayendo goleado por 3-0. Pero la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de la afición castellonense ha sido la última derrota por 0-2 ante el Mallorca.

Aunque hay que resaltar que el equipo es octavo en LaLiga, la realidad es que ya está a cinco puntos de los puestos europeos, y con una imagen pobre los augurios tampoco son muy optimistas pensando en la siguiente ronda de la Conference League.

La directiva del Villarreal confía en que el técnico pueda revertir la situación. A su favor un parón por el Mundial de mes y medio, pero una derrota ante el Espanyol podría complicar al míster seguir en el banquillo una vez se retome la competición doméstica.