La Selección Española perdió ante Marruecos en la fatídica tanda de penaltis(3-0), después de un partido en el que pudo ganar aunque también su rival tuvo ocasiones para evitar la prórroga.

En el partido destacado de los octavos de final del Mundial incluidos en La Quiniela, Marruecos firmó un empate a cero ante España, mismo resultado que se repitió en el tiempo extra y que obligó a la suerte desde los once metros.

Una vez comenzó la tanda, España no pudo anotar ninguno de sus tres lanzamientos. Erró primero Sarabia, que lo envió al palo, le siguió Carlos Soler y por último Busquets. Marruecos solo falló uno y confirmó su victoria ante La Roja, que le permite alcanzar los cuartos de final por primera vez en su historia.

España se despide del Mundial de nuevo en octavos y de nuevo en una tanda de penaltis, como ocurriera en 2018, después de firmar un torneo en el que empezó muy fuerte y fue de más a menos, sobre todo en el apartado anotador. La posesión sin determinación no parece servir de mucho y es que en los últimos años el fútbol ha cambiado. Los equipos tienen bastante claro como contrarrestar a los conjuntos que más balón tienen y ser dueño de la pelota ya no es sinónimo de éxito.