El Sevilla encontró el gol del empate ante el Celta el pasado fin de semana gracias al canterano Kike Salas, futbolista que gusta a Sampaoli y que pide a gritos un sitio en el once hispalense.

El canterano de 20 años y con ficha del Sevilla Atlético ha disputado ya 6 encuentros esta temporada con el primer equipo, sumando un gol y una asistencia. Puesto que la demarcación de central es una de las más delicadas en la plantilla, la aportación del joven jugador evitaría tener que acudir al mercado, del que ha llegado recientemente Loïc Badé. El francés es la competencia directa de Salas, como alternativa a la teórica dupla titular Marcao-Nianzou.

Sampaoli dejó claro tras el partido de Balaídos que la presencia del canterano es necesaria: «Son necesarios hoy para el equipo porque lamentablemente contamos con un número muy corto de futbolistas» afirmó.

Ahora llega la Copa y toca medirse al Linares, un duelo para el que ya está disponible Nianzou, aunque podrían tener minutos de nuevo Salas y el recién llegado Badé, que desde ahora mismo son el escuadrón B para reforzar la zaga en la segunda mitad de la temporada.

Veremos cuál es la apuesta para el fin de semana, cuando toca recibir al Getafe en uno de los partidos destacados del boleto de La Quiniela. Aunque si nada cambia, será Nianzou y uno de los dos citados anteriormente la pareja titular, o el canterano o el nuevo: Badé.