El optimismo se desbordó con la Selección Española tras un debut ilusionante con la mayor goleada de la historia en un Mundial con victoria por 7-0 ante Costa Rica. Lo que vino después fue sin duda la crónica de una muerte anunciada.

Ante Alemania en el segundo partido, el equipo mostró dudas y su solvencia en ataque quedó en entredicho. Pese a realizar una gran primera parte, no se pudo inaugurar el marcador hasta la segunda, y una vez Morata adelantó a La Roja, consiguiendo momentáneamente el triunfo que daba acceso a los octavos de final, el equipo se vino abajo y los germanos, no solo empataron, si no que tuvieron hasta ocasiones para llevarse el triunfo.

Lo que parecía un golpe menor, dado la importancia del rival, no fue más que un ejemplo de lo que ocurriría en la siguiente jornada. En el último partido de la fase de grupos, ante Japón, un conjunto inferior tácticamente, logró desarbolar el plan de Luis Enrique con 10 minutos de explosividad tras cierta relajación por parte de España al ir por delante en el marcador tras 45 minutos de control total del balón. 2 goles nipones y La Roja fue incapaz de igualar la contienda pese a firmar la mayor posesión del Mundial. Clasificación con derrota para octavos y cierta impotencia al ver que los goles del primer partido fueron una quimera.

Así se llegó a los octavos de final. Tocó Marruecos, dado que Croacia hubiera sido el rival de haber quedado primeros de grupo, pero no fue así por el tropiezo inesperado ante Japón. Y el desenlace fue dramático. 120 minutos sin conseguir un solo gol, y lo que es peor, dos remates a puerta en dicho periodo. El final no pudo ser peor, tres penaltis lanzados y cero goles anotados, eso sí, con el mayor registro de posesión de nunca en un Mundial.

Lo cierto es que las estadísticas reflejan que España solo ha conseguido 3 victorias desde que fue coronada en Sudáfrica como campeona del Mundo en 2010. Y es que en los tres Mundiales disputados a posteriori, solo ha conseguido una victoria en la fase de grupos. En 2014 ante Australia, en 2018 ante Irán y este 2022 ante Costa Rica. El rendimiento en Qatar, 1 victoria, 2 empates y 1 derrota en cuatro partidos disputados.