Sergio Reguilón fue uno de los fichajes estrella del Atlético de Madrid el pasado verano. Los de Simeone necesitaban un recambio de urgencia para suplir a Lodi, que firmó por el Nottingham Forest, por lo que se apostó por solicitar la cesión al Tottenham del futbolista formado en la cantera del Real Madrid.

Desde su llegada, se sabía que el jugador estaba lesionado, pero las cosas se complicaron y el que fuera jugador del Sevilla tuvo que superar una pubalgia que le llevó a estar en el dique seco hasta antes del parón.

Ante el Elche, en el partido que retoma la temporada, el carrilero disputó 33 minutos, dejando claro que ya está listo para ayudar a los de Simeone en la recta final del curso. Sin duda, fichaje de invierno top para la escuadra rojiblanca. Hasta el duelo ante la escuadra franjiverde, la única aportación de Reguilón fueron 21 minutos previos al parón por el Mundial.

Su rendimiento no tuvo duda pese a tener menos minutos que sus compañeros y es que por ejemplo, superó en pases a Carrasco y recuperó dos balones que acabaron rompiendo dos ataques claros del Elche.

Alternativa de lujo para Simeone y el Atlético de Madrid para una segunda parte del curso altamente exigente, en la que los colchoneros se las jugarán todo a dos cartas, LaLiga y la Copa. Esta semana primero se las verán con el Real Oviedo y después en LaLiga ante el Barcelona, en uno de los duelos destacados del fin de semana en La Quiniela, choques ambos en los que Reguilón pide sitio en el once rojiblanco.